lunes, febrero 6

‘Holy Sugar’: La reflexión de Luna Bengoechea sobre las dinámicas de la industria alimentaria, en el espacio CAAM-San Antonio Abad

El Centro Atlántico de Arte Moderno (CAAM) ha presentado este 15 de diciembre la exposición Holy Sugar, de la artista Luna Bengoechea, en el espacio CAAM-San Antonio Abad, en un acto encabezado por la consejera de Cultura del Cabildo de Gran Canaria, Guacimara Medina. La muestra se inaugura esta noche de jueves, a las 20.00 horas, y se puede visitar hasta el próximo 26 de febrero, con entrada libre y gratuita.

Presentación a los medios de comunicación de la exposición ‘Holy Sugar’ (Azucar Sagrada), de la artista Luna Bengoechea, y comisariada por Adonay Bermúdez. Foto Quique Curbelo | CAAM

El proyecto expositivo, comisariado por Adonay Bermúdez, reúne una selección de piezas en distintos formatos y técnicas que reflexionan sobre las dinámicas especulativas de la industria alimentaria y las contradicciones de los modelos de producción de alimentos, temáticas que vertebran la obra de esta artista y sobre las que ha dedicado en los últimos años un amplio trabajo de investigación.

La exposición se inscribe en su compromiso con la defensa de la cultura y la ecología como lo demuestra su trayectoria artística de la última década, siempre vinculada al arte y la sostenibilidad. Desde su interés entre la relación entre el ser humano y la naturaleza, Luna Bengoechea cuestiona en su obra “la inclinación y dependencia de la sociedad contemporánea hacia ciertos alimentos de producción industrial, pobres en nutrientes, de consumo rápido, azucarados e hiperpalatables”.

Holy Sugar fija como punto de partida un producto como el azúcar, cuyo consumo excesivo representa un daño potencial para la salud, y apela a la soberanía alimentaria para reivindicar “una vuelta a nuestros orígenes, al alimento en su estado natural; una acción que permite no solo mejorar nuestra salud, sino que originaría una desestabilización del actual sistema neoliberal que dirige nuestras vidas”.

CAAM.NET

En este proyecto expositivo, explica Adonay Bermúdez, convergen toda una serie de planteamientos que la artista ha trabajado a lo largo de los últimos años y culminan en esta muestra. “Son piezas evolucionadas que representan una especie de unión de las diferentes líneas de trabajo que ha desarrollado esta creadora, tanto desde el punto de vista conceptual como técnico”, explica Adonay Bermúdez.

Foto Quique Curbelo | CAAM

Así, el recorrido por la exposición comienza con los bodegones pictóricos de la serie Flow, 2022, creados en óleo sobre lienzo o sobre tabla, un formato con el que la artista inició su carrera profesional. Son pinturas en distintos tamaños que se entrelazan para mostrar diferentes tipos de frutos que se muestran difuminados.

La muestra incorpora además tres composiciones críticas y efímeras de dibujos asociados a esta industria y dirigidos a público infantil que se pueden contemplar en el suelo del patio del espacio expositivo. Se trata de la obra Cuestionable friends, 2019-2022, realizada con azúcar refinado y colorante alimentario para denunciar la manipulación nutricional que afecta a la población infantil, expuesta a estos productos ultraprocesados pese a que representan un riesgo para su salud.

Junto a estas creaciones, también en el patio, un mural sobre pared de gran formato, Race for the taste, 2022, reproduce un buen número de eslóganes asociados a la industria alimentaria para atraer la atención del público. “La artista va un paso más allá al poner de manifiesto cómo, pese a que el azúcar está presente en todo tipo de alimentos, las grandes multinacionales diseñan estrategias que tienen que ver con el vocabulario, apelando a lo emocional y la felicidad con términos como ‘bio’ o ‘green food’, que no son técnicas engañosas más para vender alimentos que no son naturales”, apunta Bermúdez.

Esta exposición, a juicio del comisario, demuestra la madurez y la coherencia de la artista, tanto en su discurso como en la forma de trabajar y abordar su proyecto, siempre desde la ética y la preocupación constante por minimizar la huella ecológica en sus procesos de trabajo. De hecho, su obra no solo tiene un componente de denuncia sobre esta forma ‘engañosa’ de las multinacionales, sino que pretende provocar en el público una reflexión acerca de cómo nos alimentamos y también sobre el poder transformador del consumidor respecto a estas prácticas empresariales.

En este sentido, la obra Sin título, 2022, se conforma con 311 tetrabriks intervenidos con acrílico que lucen en la muestra en perfecta alineación sobre estanterías, al modo de los grandes supermercados, aunque omitiendo marcas en cada envase y dejando solo la imagen de las frutas, para denunciar la artificialidad de este tipo de productos.

La exposición incluye piezas ideadas para que el público pueda indagar e interactuar con ellas. Así, en la obra de la serie Flavor, 2019, la artista presenta unas delicadas ilustraciones clásicas de botánica, que incorporan información adicional que el público puede ver con linterna para contemplar todo lo que hay detrás de cada una de las plantas y frutos que aparecen en cada dibujo; son nombres de saborizantes industriales que están presentes en los alimentos. Además, sobre cada dibujo se incorporan unas tiras de los aromas artificiales que se emplea en la industria alimentaria para dar sabor a fruta a sus productos.

El recorrido por la muestra concluye en la planta alta del espacio expositivo con la obra Holy Sugar, 2022, que da título a la exposición, una pieza espectacular en la que la artista “recurre a la iconografía religiosa para cuestionar nuestras obediencias y servidumbres ante una serie de mesías de la industria alimentaria que nos orientan en el supuesto camino a seguir para alcanzar la felicidad. Una felicidad que se consigue, por supuesto, con un poco de azúcar”, explica el comisario. La pieza se configura como la conocida pirámide nutricional que compila los diferentes grupos de alimentos por categorías, y que ella reproduce como una vidriera gótica, aunque cambiando el vidrio por cristal de caramelo tintado de diferentes colores, y en cuya cima sitúa las siglas de la Organización Mundial de la Salud.

Luna Bengoechea

Foto Quique Curbelo | CAAM
Luna Bengoechea (Gran Canaria, 1984) es licenciada en Bellas Artes por la Universidad de La Laguna, Máster en Producción Artística por la Universidad Politécnica de Valencia y Painting Short Course en Chelsea College of Art (Londres).
Cuenta con exposiciones individuales en la Fundación Francis Naranjo (Gran Canaria, 2020), CIC El Almacén (2019), Galería Lucía Mendoza (Madrid, 2019), De Fabriek (Eindhoven, Holanda, 2018), Galería Saro León (Gran Canaria, 2017), el CAAM, Centro Atlántico de Arte Moderno (Gran Canaria, 2017), Sala de Arte Contemporáneo – SAC (Tenerife, 2016), Sorojchi Tambo (La Paz, Bolivia, 2014) o en la Fundación Mapfre Guanarteme (Gran Canaria, 2013).
Asimismo, ha participado en diferentes exposiciones colectivas en museos y centros de arte como el Centro Cultural de España en Lima (Perú, 2022), MoCAB (Belgrado, Serbia, 2021), La Casa Encendida (Madrid, 2020), Centro de Arte Cabrera Pinto (Tenerife, 2019), el CAAM, Centro Atlántico de Arte Moderno (Gran Canaria, 2019), Gabinete Literario de Las Palmas (Gran Canaria, 2018), Artpace San Antonio (Texas, EEUU), Espacio Dörffi (Lanzarote, 2018), MUSAC - Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (2017), Casa de la Cultura de San Lorenzo de El Escorial (Madrid, 2017), Centro Cultural El Tanque (Tenerife, 2015), TEA Tenerife Espacio de las Artes (2015), Hardy Tree Gallery (Londres, 2014), Galería Manuel Ojeda (Gran Canaria, 2014), Embajada de España en La Habana (Cuba, 2014) o The Vyner Studio Gallery (Londres, 2013), entre otros. Además, su obra se ha presentado en ferias como Pinta Miami Art Fair (EEUU), Estampa (España), Drawing Room Art Fair (España) o YAT, Young Art Fair Taipei (Taiwán).
Ha recibido diferentes premios y becas como el Premio Proyecto de Investigación y Creación artística César Manrique (Gobierno de Canarias, 2019), Premio de Dibujo Nuevo Talento El Corte Inglés, en Drawing Room Art Fair (Madrid, 2019), Residencia artística en el CAAM, Centro Atlántico de Arte Moderno (Gran Canaria, 2017), Residencia artística Al Jallo (Lanzarote, 2017), Encontro de Artistas Novos, Cidade da cultura #EAN7 (Galicia, 2017), Residencia artística en No Lugar (Quito, Ecuador, 2015), Residencia artística en Sorojchi Tambo (La Paz, Bolivia, 2014), Residencia artística anual en el Centro de Arte La Regenta (Gobierno de Canarias, 2014) o Residencia Artística en The Vyner Studio Gallery (Londres, 2013), entre otras.

¿Algo que comentar?