Qué ver en TV: Fringe, The Walking Dead y Juego de Tronos

Estrenamos mini-sección. Sin pretensiones. Pero también entra en la categoría de qué hacer la televisión, y dentro de la pequeña pantalla (que bien podría ser la de una tablet o un smartphone de buenas dimensiones), las series.

Proponemos un trío de títulos con los que disfrutar, a ser posible, en tandas de capítulos. Fringe, The Walking Dead y Juego de Tronos. Tres series que, por el momento en el que discurren, han captado la atención del buen aficionado. El género ha ganado en calidad (producción guiones y reparto) en los últimos años. Aquí, nuestras recomendaciones.

Fringe

J.J. Abrams revolucionó el mundillo con su Lost (Perdidos). En Fringe, sin embargo, alcanza cotas de muy alta calidad de una forma aún más elaborada. La serie acaba de concluir su quinta temporada. No habrá más capítulos. Un final cerrado (algo apresurado, que sólo consumió 13 episodios en vez de la veintena habitual por entrega) concluye una memorable retahíla de una saga para enmarcar.

Fringe comenzó evocando una suerte de Expediente X para ganar identidad y personalidad propia con el paso de los capítulos. El doctor Walter Bishop que encarna John Noble es ya uno de los grandes personajes de la televisión contemporánea. Olivia Dunham (Anna Torv) y Peter Bishop (Joshua Jackson) terminan de dar cuerpo a una saga con muchos secundarios dignos de subrayar.

El dominio del ritmo narrativo (que huye de convencionalismos: el espectador no sabe lo que le espera en el siguiente cambio de plano) y unos guiones originales conforman un cóctel muy potente para el telespectador: Peter Bishop (hijo) encuentra de pronto un sentido a su vida tras conocer a su padre, Walter, recluído en una institución mental. El brillante científico, de misterioso pasado, es reclutado junto a su vástago en la división Fringe, que combate episodios de apariencia paranormal pero que siempre se cimentan en sorprendentes bases científicas. Universos paralelos, anomalías de la naturaleza, evolución extraordinaria o viajes en el tiempo salpimentan una trama que siempre mantiene una tensión alta.

La interpretación es una baza fuerte en Fringe. Personajes de mucho carácter, expuestos a la influencia de sus emociones y siempre a puestos a prueba por una realidad que superaría a cualquiera, los protagonistas evolucionan además al ritmo de la historia. Fringe ha ganado numerosos adeptos en lengua española (aunque, particularmente, preferimos la versión subtitulada). Zona Fringe y fringe.es son webs de obligada referencia para el aficionado. La Fox y Canal + son cadenas que han apostado por la serie.

The Walking Dead

Una de zombis. Esa fue la sorprendente apuesta de Frank Darabont para la tele. Una historia basada en el cómic de culto del mismo nombre, creado por Robert Kirkman (muy implicado en la producción televisiva) y Tony Moore. Darabont salió de una serie que sigue tramas alternativas a la expuesta por la novela gráfica (que ya ha superado el centenar de números, y que mantiene en vilo a sus lectores en entregas mensuales), pero The Walking Dead no ha perdido un ápice de atractivo inmersa ya en su tercera temporada (emitida por Fox y que ahora estrena La Sexta).

La siniestras aventuras de Rick Grames (Andrew Lincoln), sheriff en coma que despierta en un apocalipsis de muertos vivientes, su familia y su grupo se han elevado a la categoría de icono de la televisión de hoy. Giros sorprendentes, personajes al límite de su condición humana y situaciones extremas proporcionan a la saga un encanto único.

El Universo Walking ha generado fenómenos como las webs The Walking Dead Spain o walkingdead.es. Miles de acólitos muy fieles a cómics y serie avalan un producto singular, que aúna popularidad y calidad.

Juego de Tronos

Las novelas de George R. R. Martin cautivaron a muchos seguidores desde la década de los noventa. Game of Thrones eleva el Universo Tolkien de El Señor de los Anillos a la condición de historia adulta, plena de interpretaciones sólidas y logrados ambientes de una era desconocida en la historia. La pelea por el trono de hierro de los distintos clanes que deambulan en el mundo de R. R. Martin (Lannister, Targaryen, Baratheon, Starks…), la propia simbología de la serie (sus escudos, mapas, lemas…) y el tono de tragedia griega de la trama (pasiones, odios, ambición: pura humanidad) convierten este producto HBO en una de las grandes producciones para la televisión de los últimos años.

Juego de Tronos está a punto de comenzar su tercera temporada. Su elenco de actores (recomendable la versión original con subtítulos, más en este caso por el inglés clásico que se habla), desde la bella Lena Headey en el papel de Cersei Lannister al genial Peter Dinklage en el papel de su hermano Tyrion. Estamos ante la serie más coral de cuantas se puedan ver, con una interminable relación de personajes para el recuerdo. Todos, con algo importante que aportar a la aventura, en la que los caminantes blancos son dueños de un futuro que puede sembrar el caos en todos los reinos. Este nuevo estreno es uno de los acontecimientos del año en la televisión. Hablaremos más en otros posts: se acerca el invierno. Una referencia para saber más, la w de la serie en Canal +

Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario